Italia aísla a 16 millones de personas para frenar el coronavirus

Italia aísla a 16 millones de personas para frenar el coronavirus

De la Redacción

La expansión de la epidemia del coronavirus, que sumó en un día 1.200 nuevos contagios, empujó al Gobierno italiano a cerrar Lombardía, la región más rica y poblada del país, y otras once provincias del norte. De acuerdo con un decreto oficial firmado en la noche del sábado por el jefe del gobierno, Giuseppe Conte., estará prohibido entrar y salir de estos territorios hasta el 3 de abril excepto por motivos laborales o familiares «graves e inaplazables».

La medida, la más grave de las adoptadas por el Ejecutivo italiano desde que se inició la crisis del coronavirus hace dos semanas, afecta a 16 millones de personas: diez millones viven en Lombardía y los seis millones restantes son residentes de las once provincias afectadas: Parma, Piacenza, Rímini, Reggio-Emilia, Modena, Pesaro-Urbino, Venecia, Padua, Treviso, Alessandria y Asti. Todas ellas están ubicadas en las regiones norteñas de Emilia-Romaña, Véneto, Piamonte y Las Marcas. En estos territorios deberán además cerrar los gimnasios, piscinas, museos, centros culturales y otros espacios donde puedan producirse aglomeraciones, mientras que los colegios, que están clausurados en todos el país en principio hasta el 15 de marzo, se mantendrán cerrados hasta el 3 de abril.

Refuerzo de 20.000 sanitarios

En la madrugada del sábado, el Ejecutivo ya anunció la suspensión hasta junio de los juicios que no sean urgentes ni puedan desarrollarse por vía telemática. Era una medida más para tratar de contener la enfermedad, que cuenta entre sus nuevos contagiados a Nicola Zingaretti, presidente regional del Lacio y líder del Partido Democrático, socio del Movimiento 5 Estrellas en la coalición que sostiene al Gobierno. «Ha llegado. Yo también tengo el coronavirus. Obviamente seguiré todos los protocolos previstos en estos casos. Estoy bien así que se ha elegido el aislamiento domiciliario», comentó Zingaretti en un mensaje publicado en las redes sociales.

Los últimos datos oficiales, ofrecidos por Angelo Borrelli, jefe de la Protección Civil y comisario especial para esta crisis, contabilizan 5.883 personas infectadas (1.200 más que el día anterior), de las que 581 se ha curado y 223 han fallecido. Los expertos no encuentran una explicación única al alto número de contagios en Italia, el tercer país del mundo con más casos. Podría deberse a que se han realizado más de 42.000 pruebas para detectar el coronavirus, muchas más que en otras naciones, y a que las primeras infecciones se produjeron en hospitales.

El ministro de Justicia, Alfonso Bonafede, informó de que los tribunales tendrán dos semanas para adaptarse a esta nueva forma de organizarse. «Es un momento de emergencia el mundo de la Justicia debe estar unido», comentó Bonafede al presentar esta medida que contribuirá a dilatar todavía más los larguísimos tiempos de los procesos judiciales en Italia. Serán los responsables de cada tribunal quienes, en función del desarrollo de la epidemia en cada territorio, decidirán si postergan las actividades al mes de junio. El ministro aseguró que «si la situación mejora» se recuperará la normalidad antes y que con esta restricción se pretende garantizar la salud de los trabajadores y usuarios de los servicios judiciales.

En el Consejo de Ministros concluido esta pasada madrugada se adoptaron otras medidas ulteriores para intentar controlar la epidemia. Entre ellas destaca la contratación de hasta 20.000 sanitarios, incluidos médicos que estén en el último año de especialización. El Gobierno estaría además valorando crear alguna nueva ‘zona roja’, lo que podría ocurrir en Nembro y Alzano Lombardo, dos localidades de la provincia norteña de Bérgamo donde viven unas 25.000 personas.

Comentarios