Con mariachi despiden a estudiante xalapeño asesinado en Puebla

Con mariachi despiden a estudiante xalapeño asesinado en Puebla

AVC Noticias

Xalapa.- Las banderas de México y Colombia, así como una camiseta de fútbol de la selección nacional del país latinoamericano, se fueron con “Javi” el estudiante de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y de origen xalapeño.

La misa de cuerpo presente se celebró en la iglesia católica María Madre, localizada en la calle Cempoala de esta ciudad, y de ahí partió el cortejo fúnebre al panteón Bosques del Recuerdo, donde un mariachi esperaba al estudiante finado.

La familia de Francisco Javier Tirado Márquez, amigos y amigas han tratado de dar consuelo a su mamá, y a su hermana que son las más afectadas con el artero crimen que sufrió el joven con edad de 24 años, la noche del domingo 23 de febrero en el estado de Puebla.

De los ojos de la madre y hermana de Javi ya no salían lágrimas, se habían acabado de tanto llorar el lunes, martes y toda la mañana del miércoles.

Lo que salían de sus cuerpos eran gritos de dolor, de pedir que a Javier no lo pusieran dentro de una fosa del panteón, que lo sacaran porque querían hablar con él.

Rodeado por los amigos y amigas de la carrera de Medicina de la BUAP, un familiar alzó la voz y pidió a los acompañantes que dieran como despedida un fuerte aplauso, y fue entonces cuando comenzaron a aventarle rosas color blancas al ataúd que comenzaba a cubrirse de tierra.

El estudiante de la Licenciatura en Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) Francisco Javier Tirado Márquez será recordado por su familia como “el gordito, el más bailador, el más contento de toda la familia”.

Al término del aplauso, cuando el féretro estaba en el fondo, cuando las poleas ya habían sido sacadas y comenzaron a echarle la tierra, su hermana mayor, Cindy Lizbeth, pidió que no lo dejaran ahí, que lo sacaran.

De la madre y la hermana y amigos y el resto de la familia salían gritos de dolor, de negación, de exigencia que ese momento no existía, no en ellos.

Cindy Lizbeth pedía que a Javier no lo pusieran dentro de una fosa del panteón, que lo sacaran porque querían hablar con él, con su hermano, el que quería se pediatra, curar niños, niñas y servir a su país.

Javi había iniciado su servicio social cómo médico el 03 de febrero

Su hermana relató que Javi, hace tres semanas había iniciado el servicio social como médico en el municipio de Xochiltepec, estado de Puebla, y había mostrado su felicidad a su familia porque sus amigos originarios del país Colombia, José Antonio Parada Cerpa y Ximena Quijano Hernández. Habían llegado a estudiar.

Cindy Lizbeth asegura que son una familia muy unida, por eso, cuando a Javi le dijeron que iría a hacer el servicio médico a Xochiltepec, su papá, su mamá y ella lo ayudaron a que se instalara en un cuarto.

Cindy exigió a las autoridades que se dé con los responsables del artero crimen, y que trabajen en su encomienda porque “México se está pudriendo. Tristemente Javi regresó a nuestro país a que lo mataran”.

Te prometo justicia: Tío de Javi

Uno de los tíos de Javi, pidió la palabra para agradecer a los asistentes su presencia con la familia en estos momentos tan difíciles, y prometió que se hará justicia contra las personas que le arrebataron la vida a un joven que soñaba con ser médico pediatra.

“Javier yo te prometo que se va a hacer justicia, yo los invito a que no se queden callados, que no pase lo mismo, que no mueran nuestros jóvenes, que no mueran nuestras niñas, que no mueran nuestras mujeres, que no nos quedemos callados, hasta dónde estés te mandamos abrazos, nos sentimos orgullosos de ti y siempre te vamos a amar”.

Destacó que su sobrino “era un estudiante muy brillante, era muy bueno, yo le decía que era un ángel en la tierra, ahora es un ángel en el cielo. El Padre dijo que Javier está con Dios y saben ¿Por qué? Porque Dios necesitaba un buen doctor y se llevó el mejor. Yo sé que Javier desde dónde esté, no sé cómo pero seguirá haciendo lo que le gustaba hacer, ayudar a la gente”.

“Javi era el mejor amigo que nos aconsejaba”

Cuando uno de sus compañeros de la Facultad de Medicina de la BUAP, se presentó como el “Mejor amigo” de Javier, expuso que el xalapeño finado era una persona alegre, que le gustaba la música, y sabía ser “un buen amigo, porque nos apoyaba sin pedirnos nada a cambio, lo voy a recordar con cariño, no habrá momento en que podamos olvidarlo, es un dolor muy difícil de tolerar, amigo te amo”.

“Este país tiene que cambiar, no se queden callados”

Por su parte, otros estudiantes de la BUAP que vinieron a Xalapa para despedir a Javi expresaron “A todos los que estamos aquí les pedimos que no se queden callados, ninguno de ustedes se queden callados, este país, esta sociedad, todos tenemos que cambiar por nuestro amigo que hoy nos deja. Espero que sea recordado como la persona que es, valiente, llena de sueños, aspiraciones, metas, que todo mundo tiene”.

El estudiante pidió a los presentes responder al paso de lista, y gritó “Francisco Javier Tirado Márquez”, y la gente respondió “Presente”. Una vez más “Francisco Javier Tirado Márquez”, y la gente respondió “Presente”, “Hasta el cielo hermano” y comenzaron a aplaudir.

“El dolor me está acabando”

Finalmente la mamá de Javier, tomó fuerzas para pronunciar unas palabras “Les agradezco infinitamente que quieran tanto a mi hijo, y compartir este dolor que me está acabando”, y posterior la señora ya no pudo más.

Comentarios